Blog / Empresas

CRM, un aliado clave para la gestión de clientes

El CRM de MN Program optimiza la gestión de los clientes

El software CRM de MN Program optimiza la gestión de clientes al realizar un estudio pormenorizado de sus datos. El programa bebe del pasado para construir el futuro

La digitalización ha abierto un universo de oportunidades para las empresas. Pero, sobre todo, ha transformado la relación entre los negocios y sus clientes. Hoy ya no es suficiente con atenderlos. También hay que entenderlos. Ahí habita, seguramente, la clave del éxito. Por eso el software de gestión de clientes (CRM, por sus siglas en inglés) es hoy una pieza angular de toda estrategia empresarial.

MN Program, de hecho, ha desarrollado un software CRM que apuesta por una gestión de clientes, potenciales y existentes, con un enfoque integral. Gracias a este programa, se puede hacer un seguimiento total de cada cliente, de forma individualizada, las 24 horas del día, todos los días del año.

Estamos hablando, por lo tanto, de una suerte de fábrica digital que recibe y manufactura datos para sus usuarios.

Una herramienta central de esta era. Porque si desde los albores de la civilización la información ha sido poder, hoy en día, en plena Sociedad de la Información, lo es más que nunca. Una empresa solo puede crecer si conoce perfectamente a su base de clientes, sabe qué necesidades y demandas tiene.

Un software CRM permite conocer el historial de cada cliente, cruzar datos en función de múltiples variables, establecer y realizar tareas, poniendo el acento en el trato personalizado.

Facilita, así, la comunicación externa (empresa-cliente) y también la interna, puesto que cada persona implicada en el proceso sabe qué acciones se han llevado a cabo. De esta forma, se optimizan los recursos humanos, materiales y temporales y se mejora exponencialmente la atención al cliente.

Por lo tanto, cuando hablamos del software CRM, estamos escrutando una herramienta que es más que una mera base de datos. Ya que no solo acumula información, sino que la transforma en material comercial y permite, además, gestionar de forma integral a cada cliente.

El Excel es el pasado, el CRM es el presente y el futuro. Por eso esta tecnología le ayudará a llevar a su negocio al siguiente nivel.

Los leads, protagonistas de la función

Para descifrar el potencial de esta herramienta, nada mejor que recurrir a los ejemplos. A su utilidad. Centrémonos en uno de los que mayor interés despiertan en toda clase de negocios: la base de potenciales clientes.

A cada cliente potencial de una empresa se le denomina lead. Estos leads se registran en el CRM, de cara a poder ser gestionados eficientemente por el departamento comercial.

Los datos de los leads llegan a la empresa de diversas maneras. Por ejemplo, en ocasiones los propios interesados en los productos de la empresa registran sus datos en formularios web, sin que esta haya hecho nada.

Una vez que estos datos están en poder de la compañía, se transforman en leads, clientes a los que hay que contactar para explorar sus deseos y necesidades y ofrecerles los productos que más se aproximen a los mismos.

Para ello, el negocio cuenta con múltiples opciones, como el envío de mailing o de whatsapps en bloque.

El software CRM no solo almacena los leads, sino que facilita múltiples variables para gestionar los mismos.

En el pasado, las empresas debían destinar recursos humanos a la gestión y distribución de los leads. Así, una o varias personas tenían que repartir estos leads entre sus diferentes agentes comerciales, para que luego estos se pusieran en contacto con los clientes.

El CRM automatiza y optimiza esta labor. Lo cual permite llevar a cabo un control de tiempos para duplicar la rentabilidad del negocio.

A través de este programa, se pueden establecer diversas variables que repartan de forma automática los leads entre los agentes. Por ejemplo, se puede optar por una distribución geográfica. Así, el software CRM enviará los leads de un área geográfica determinada a un agente en concreto, que pasará a tenerlos en su cola de llamadas.

Esta distribución agiliza, sobremanera, los procesos internos de las empresas. Y, sobre todo, facilita la especialización de los agentes comerciales. Así, un agente puede dedicarse de forma exclusiva a una determinada zona del país, prestando una atención al cliente altamente especializada.

La distribución automática de leads supone para los negocios un salto al siguiente nivel. De lo analógico, a lo digital. De lo estanco, a lo interconectado. De lo estático, a lo dinámico.

El CRM de MN Program optimiza la gestión de los clientes

Estudiar las campañas para ganar la guerra

Todos los datos, provenientes tanto de los clientes potenciales como de los consolidados, son el material con el que cuentan los negocios para estudiar el éxito o fracaso de sus campañas.

Sin un excelente y completo CRM, como el de MN Program, esta tarea de obtención, procesado y análisis de información se vuelve una quimera. Sería algo así como establecer una estrategia militar para una ciberguerra estudiando los documentos históricos las guerras púnicas.

El CRM posibilita que los negocios registren todos los datos útiles de sus clientes. Y, posteriormente, permite cruzarlos, segmentarlos, contrastarlos y combinarlos. El resultado final es una panorámica que nos muestra el éxito o el fracaso de un determinado producto o de una determinada campaña.

Hasta no hace mucho, las empresas funcionaban por intuición. Los responsables comerciales tomaban, a menudo, decisiones basadas en su experiencia y en sus conocimientos. La ausencia de datos masivos, fácilmente procesables, lastraba la importancia de la información en la toma de decisiones.

MN Program ofrece un escenario completamente distinto. La información debe ser el pivote sobre el que giran las decisiones comerciales. El CRM pone los datos de los clientes y de los agentes comerciales a disposición de los negocios. Optimizando la gestión de los clientes.

Así, se pueden establecer múltiples variables para conocer el comportamiento de cada aspecto de las campañas comerciales.

¿Cómo llegaron los clientes al producto? ¿A través de qué vías de comunicación? ¿A qué hora del día se recibieron más pedidos? ¿Qué deficiencias se han registrado? ¿Qué productos demandados por los clientes no constan en nuestro catálogo? Las preguntas son infinitas. Y el CRM las responde todas de forma científica.

De ahí que su relevancia para el estudio y diseño de las futuras campañas sea extraordinaria. Si no sabemos qué funciona y qué no, es imposible concebir estrategias comerciales eficaces. Este software se alimenta del pasado para construir el futuro. Que un negocio pase al siguiente nivel significa que dé el salto de la intuición a la eficacia.

Negocio y CRM: una relación de simbiosis

A menudo, cuando pensamos en los programas informáticos, nos imaginamos sucesiones infinitas de números y letras, alejadas de la condición humana. Sin embargo, la realidad, es que estos softwares son humanos en tanto que hemos sido nosotros los que los creamos.

En este sentido, el CRM funciona como un ser vivo. Los negocios lo alimentan con datos. Al darles de comer, crecen, evolucionan… maduran. Y dan, a cambio, más y mejor información de la que han recibido.

Se establece así una relación de simbiosis entre el negocio y el software CRM. Ambos crecen cuánto más se retroalimentan. Cuánta más información provea la empresa a su software, más preciso y eficaz será éste en la gestión integral de los clientes.

Este funcionamiento reactivo del CRM, permite que sea eficiente para diversos tipos de negocios.

Así, el software de MN Program está pensado para ser empleado por abogados o procuradores, recopilando y procesando clientes y expedientes. Pero también para clínicas médicas o odontólogos, ofreciendo una forma óptima de gestionar los historiales de sus pacientes.

El CRM también ha mostrado todo su potencial en el sector educativo: cursos de formación, escuelas infantiles… Permite controlar la asistencia y las calificaciones, haciendo un seguimiento personalizado de los alumnos.

Pero sus campos de acción van más allá, expandiéndose por todo el tejido productivo. Desde estudios de arquitectura e ingeniería, centrados en el control de la documentación y los tiempos, hasta asesorías y consultoras, focalizadas en la organización de las tareas y en la contabilidad.

¿Cómo es esto posible? Al ser cada negocio el que alimenta con sus propios datos al software CRM, lo construye a su gusto. Casi como si jugase a ser un exitoso Doctor Frankenstein. Así, su criatura será perfecta, porque conocerá al negocio mejor de lo que se conoce él mismo.

Y cuanta más información obtenga, la relación simbiótica será aún más estrecha, optimizando la gestión de los clientes y consolidando a la empresa en la economía digital.

Descubre nuestro trabajo en www.mnprogram.com

Visítanos en nuestra sede.