Oferta limitada: Alta GRATIS. 

Accede a la Bonificación solo quedan 8 altas

Cómo hacer venta telefónica en verano

Si quieres saber cómo hacer venta telefónica en verano tienes que ponerte en la piel de tus clientes y detectar qué puede interesarles

6 consejos para vender en verano

Para saber cómo hacer venta telefónica en verano de manera exitosa hay que comprender a los clientes y sus necesidades

De todas las épocas del año, el verano es la más peculiar. El calor hace que nuestro ritmo vital se ralentice, a la vez que el buen tiempo nos invita a pasar la tarde en la playa o a aprovechar las vacaciones y los fines de semana para organizar planes con nuestra pareja, nuestra familiar o nuestros amigos. 

En el terreno comercial, los meses de julio y agosto son extraños para muchas empresas. Gran parte de sus trabajadores están de vacaciones y muchos de sus clientes se toman días de descanso. Por eso, en miles de negocios la actividad comercial se ve alterada durante estos meses. 

A todo ello debemos sumar el hecho de que hay algunos sectores, como el jurídico, en el que agosto es el mes de parón de actividad por antonomasia. 

Teniendo en cuenta todo esto, muchas empresas desean saber cómo hacer venta telefónica en verano para no detener del todo un canal de captación y de negocio que sigue siendo muy relevante hoy en día.

En este breve artículo vamos a repasar algunos consejos que pueden seguir los negocios que quieren saber cómo hacer venta telefónica en verano y no poner su estrategia comercial en barbecho durante estos meses.

Respetar el descanso de las personas y los horarios de las empresas

Como ya hemos señalado en otros artículos sobre cómo hacer venta telefónica, hay que vencer el cansancio de muchos consumidores ante el aluvión de llamadas de índole comercial que reciben. ¿Cómo se puede lograr? Definiendo con precisión una estrategia, trabajando el argumentario de ventas y respetando a los clientes y su derecho a descansar y desconectar. 

Por eso, para saber cómo hacer venta telefónica en verano es importante tener en cuenta los hábitos de esta estación. Llamar a una persona a las 4 de la tarde cuando quizás esté durmiendo la siesta o disfrutando de las mejores horas de playa seguramente no sea la mejor idea. 

Asimismo, hay que comprender que algunos colectivos descansan de forma masiva durante julio y agosto como los abogados y los procuradores. 

Por otro lado, si los clientes de un negocio son, mayormente, empresas, es importante tener en cuenta que quizás hayan implementado el horario de verano y que no trabajen por las tardes. 

Para aprender a cómo hacer venta telefónica en verano es importante tener en cuenta el tiempo en que una persona o una empresa puede estar dispuesta a invertir cinco o diez minutos de su jornada para escuchar una propuesta comercial.

Identificar oportunidades de negocio netamente veraniegas

No todos los productos y servicios tienen una demanda uniforme a lo largo del año. El verano puede ser una época poco atractiva para algunos negocios, sin embargo, para otros puede ser muy sugerente. 

Por ejemplo, para una clínica estética, julio y agosto son meses críticos ya que algunos de sus tratamientos son más demandados durante el verano. Por eso, para un centro de estética es muy valioso saber cómo hacer venta telefónica en verano, ya que de esta forma pueden ponerse en contacto con clientes y potenciales para hacerles propuestas comerciales y ofertas sobre tratamientos como una depilación láser. 

Adaptar el argumentario de ventas al momento del año

En la misma línea, no solo hay que establecer qué productos o servicios pueden tener mayor demanda, sino que también es importante moldear los argumentarios de ventas para adaptarlos a la estación estival. 

Por ejemplo, si la misma clínica estética desea ofrecer un tratamiento facial, en verano puede usar como argumento que es la época del año en la que más planes hacemos, cuando tenemos más tiempo libre y cuando transcurren algunos de los eventos más importantes como las bodas. En cambio, después de verano el argumento para convencer al paciente es que la piel sufre durante julio y agosto por la excesiva exposición al sol y es necesario regenerarla. 

A menudo, las empresas no varían sus argumentarios de ventas, ni contemplan que las diferentes épocas del año pueden repercutir en su éxito. 

Sin embargo, actualizar los argumentos comerciales y convertir al tiempo en un activo comercial puede generar fantásticos resultados para un negocio, sobre todo si comercializa servicios y productos con picos de demanda muy evidentes.

Cualificar los leads e impactar en aquellos más propensos a contratar en verano

Para saber cómo hacer venta telefónica en verano es importante tener en cuenta que el proceso de venta debe girar en torno a los clientes y sus necesidades. 

¿Cómo se pueden prever las necesidades de los clientes potenciales? Llevando a cabo un análisis de los datos que se disponen sobre cada tipo de cliente e investigando a los públicos objetivo. 

No todos los clientes están predispuestos a escuchar una propuesta comercial en verano sobre un determinado producto o servicio. Por ejemplo, una consultoría que desee ofrecer sus servicios a empresas medias y grandes, quizás no encuentre al otro lado del teléfono a los directivos con capacidad de decisión durante las tardes de agosto. 

Muchas empresas cometen el error de llamar a los clientes y potenciales sin haber repasado antes la información sobre ellos. Esto se traduce en que no sean capaces de determinar si es posible que estén dispuestos a emplear 10 minutos de su verano en escuchar una propuesta que puede resultarles beneficiosa o no.

Hacer hincapié en la importancia de llegar preparados a septiembre

Durante julio y agosto muchas empresas optan por modificar su estrategia comercial y mirar a medio plazo. ¿Qué significa esto? Al aprender a cómo hacer venta telefónica en verano debemos tener en cuenta que no siempre hay que buscar cerrar la venta en el momento e incorporar al cliente al día siguiente. Sino que se puede negociar un acuerdo en verano, pero posponer su ejecución hasta la vuelta de agosto.

Dicho de otra forma, saber cómo hacer venta telefónica en verano implica pensar nuevas estrategias como podría ser destacar la importancia de que una empresa o un ciudadano contrate ya un servicio o producto que necesitará en septiembre.

De esta manera, el 1 de septiembre ya tendrá todo lo que necesita para sacarle el máximo partido al último cuatrimestre del año. 

Esta estrategia es esencial, por ejemplo, para las academias de formación que organizan sus cursos en base al calendario escolar. Saber cómo hacer venta telefónica en verano les puede ayudar a aumentar la reserva de cursos y llegar a septiembre con sus clases prácticamente llenas. Además, en estos meses, muchos alumnos pueden estar meditando apuntarse a algún curso que les resulte interesante, con lo que pueden estar más propensos a escuchar propuestas y argumentos.

Analizar los datos para modificar la estrategia

Los consejos que hemos ido desgranando sobre cómo hacer venta telefónica en verano pueden complementarse con un tip que resulta válido para cualquier momento del año: fiarse de los datos para perfeccionar el sistema de venta.

Las propias llamadas telefónicas ofrecen a las empresas mucha información valiosa sobre cómo responden los clientes ante las llamadas comerciales veraniegas, qué necesidades tienen, qué servicios o productos les interesan más o qué argumentos resultan eficaces.

Disponer de una solución como un software de gestión permite a las empresas almacenar y sistematizar toda la información que se genera a lo largo de una llamada comercial y emplear los datos para aprender a cómo hacer venta telefónica en verano con éxito. 

Además, un programa de gestión permite generar informes diarios para analizar la evolución de los presupuestos y ventas y evaluar el éxito o el fracaso de un argumentario de ventas diseñado específicamente para el verano.

En definitiva, saber cómo hacer venta telefónica en verano es un aprendizaje complejo, pero que puede reportar grandes beneficios económicos. Es verdad que muchas personas se muestran más reacias a recibir en verano llamadas comerciales, pero también es cierto que numerosos ciudadanos y profesionales disponen de más tiempo libre para escuchar propuestas atractivas. 

Para saber cómo hacer venta telefónica hay que cuidar el argumentario de ventas y, sobre todo, priorizar las necesidades del cliente. Para ello, es necesario realizar una escucha activa del cliente, desplegar un arranque de la llamada muy potente, que sea capaz de captar su atención, y evidenciar los beneficios directos y personales del producto o servicio que se desea vender.

Recomendados

Comparte

Prueba gratis durante 7 días

Sin compromiso.
Sin tarjeta de crédito.
Soporte

Suscríbete a nuestro newsletter

Contacta con nosotros

MicrosoftTeams-image (5)
Solicita la oferta Plan Digital de MN program.

He leído y acepto el aviso legal y recibir comunicaciones.

Contacto

Te llamamos